poesía

Ha sido la Muerte

Mirando la ventana,
Únicamente se asoman los cuervos,
Estoica se mantiene la soledad acerina,
Ríen, porque se encuentran desolados.
Toman cenizas

En finos hilos se deslizan en las sombras.

Te apareces en la puerta sonriente,
Los demonios te rodean el vientre,
Tus ojos tienen el color del peltre,
Reptas a través del aceite.

Y estando ahí,
En medio, la nada,
Sintiendo que te lleva la chingada,
Esperando ya no recrear la pesadilla,
Para conocer la luminiscencia,

Implorando salir de esta alcantarilla,

Para cubrirme de tu presencia.

  Sigue leyendo “Ha sido la Muerte”